< Volver

¿Qué pasa cuando no paso la ITV?

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es una revisión obligatoria que se realiza periódicamente en los vehículos con el objetivo de garantizar que cumplen con los estándares de seguridad y emisiones establecidos por la legislación española. La frecuencia de esta revisión depende del tipo de vehículo y su antigüedad.

Durante la ITV, un técnico especializado revisa varios aspectos del vehículo, incluyendo el sistema de frenos, las luces, las emisiones de gases, la suspensión, el sistema de dirección, entre otros. También se comprueba que el vehículo tenga todos los documentos necesarios y esté en buen estado de conservación. Si el vehículo no cumple con los estándares establecidos, se le asigna un "fallo" y debe ser reparado antes de volver a pasar la inspección.

Si un vehículo no pasa la ITV, significa que no cumple con los estándares de seguridad y/o emisiones establecidos por la legislación española. El propietario del vehículo debe llevarlo a reparar y volver a pasar la inspección para poder seguir circulando legalmente en las carreteras. Si el vehículo sigue circulando sin pasar la ITV, el propietario podría enfrentar multas y sanciones administrativas.

En primer lugar, el propietario del vehículo debe llevarlo a un taller especializado para reparar los fallos identificados durante la ITV. Esto puede incluir cambiar piezas defectuosas, ajustar el sistema de frenos o la suspensión, o realizar cualquier otra reparación necesaria para cumplir con los estándares de seguridad y emisiones. Una vez que las reparaciones han sido realizadas, el propietario debe volver a llevar el vehículo a la ITV para pasar nuevamente la inspección.

Si el vehículo vuelve a pasar la ITV, el propietario podrá seguir circulando legalmente en las carreteras. Sin embargo, si el vehículo sigue circulando sin pasar la ITV, el propietario podría enfrentar multas y sanciones administrativas. Esto incluye multas por circulación con un vehículo no apto, así como sanciones por no cumplir con las obligaciones establecidas por la legislación en materia de seguridad y emisiones.

Además, es importante mencionar que si el vehículo no cumple con los estándares de seguridad y emisiones, puede ser peligroso tanto para el propietario como para otros usuarios de la carretera. Por ejemplo, un sistema de frenos defectuoso o un problema en la suspensión pueden aumentar el riesgo de accidentes. Por otro lado, un vehículo que no cumple con los estándares de emisiones puede contribuir a la contaminación del aire y al cambio climático.

Por todo ello, es importante cumplir con las obligaciones establecidas por la legislación en materia de ITV, y llevar a cabo las reparaciones necesarias para garantizar que el vehículo cumple con los estándares de seguridad y emisiones. Además, es recomendable realizar mantenimiento regularmente para evitar problemas mayores y garantizar una mayor seguridad en la carretera.

La próxima vez que te vayas de viaje recuerda que en aparca&go podemos pasar la ITV por ti mediante nuestro servicio Pasar la ITV

Descuento del 6% sólo reservando desde App